Pedicura fácil

0
1

Conseguir la pedicura perfecta no es tan difícil. Hacer este tratamiento en casa, no es nada complicado, es bastante económico y no vamos a tardar mucho tiempo. Lo primero, hay que preparar nuestros pies. Hay que retirar el esmalte desgastado, que tengan nuestras uñas, con la ayuda de un algodón y de un quitaesmalte. Colocar los pies en una cubeta con agua tibia y sales minerales, para poder suavizarlos. Se puede añadir un poco jabón líquido. Si nos gusta, podemos usar una fragancia para poder aromatizar el agua.

Tras poner los pies en remojo, durante 15 minutos, vamos a retocar nuestras uñas, tras secarlas suavemente. También, debemos usar una lima para poder suavizar las asperezas que podamos tener. Lo mejor es limar las uñas de forma cuadrada y las esquinas, de forma redondeada. Retiramos las cutículas, usando un palillo de naranja. Eso sí, debemos recordar que no debemos cortar las cutículas, si no éstas crecen más. Usaremos una piedra pómez para poder terminar con las durezas de los talones y de los dedos; eso sí, frotando de una forma circular. Si realizamos esta pedicura fácil, como un hábito, tendremos los pies suaves en muy poco tiempo y por último con la ayuda de una crema hidratante, especial para los pies y  tobillos terminar efectuando un masaje en los mismos.

 

Dejar respuesta