Las propiedades de los caracoles

0
20
CaracolesDebido a sus elevados valores nutritivos, el caracol es un alimento que posee verdaderas cualidades alimenticias, gastronómicas y terapéuticas.

El caracol es un alimento con un alto valor nutritivo. Cabe destacar, ante todo, la escasísima cantidad de grasa contenida en su carne, cuyo aporte oscila entre el 0,5% y el 0,8%, muy bajo comparado con otras carnes que poseen niveles superiores al 10%.

No obstante, su mayor valor nutritivo reside en la calidad de sus proteínas, las cuales tienen el 98% de los aminoácidos esenciales para el ser humano. El 81-83% de la carne de caracol está formada por agua, y además es rica en sales minerales y vitaminas.

Por todos sus valores nutritivos y su amplia versatilidad gastronómica, el caracol se erige como una interesante alternativa en el mundo de la restauración.

Consumo de caracoles

El consumo de caracoles para fines alimenticios es antiquísimo. Las poblaciones primitivas de la Prehistoria se alimentaban ya de moluscos. Posteriormente los griegos fueron grandes consumidores y los romanos fueron expertos criadores y los primeros en desarrollar las técnicas básicas para la cría de caracoles.

A partir de finales del siglo pasado, sus cualidades gastronómicas fueron aún más apreciadas. Se inventaron recetas cada vez más selectas y se descubrieron salsas que con su exquisitez contribuyeron a convertirlo en un alimento muy buscado.

Actualmente el caracol se ha impuesto en todo el mundo y su consumo oscila entorno a los 300.000 quintales anuales.

Propiedades medicinales del caracol

En la antigüedad se le atribuyeron al caracol diversas propiedades terapéuticas. Se utilizaba tanto para uso externo como interno. Como uso interno fue utilizado durante un tiempo en la terapia popular, incluso a finales del siglo pasado. Su decocción, muy rica en sustancias mucilaginosas, se consideraba óptima como expectorante y se aplicaba a los que padecían tuberculosis. Los boticarios preparaban con ellos jarabes muy apreciados en casos de tos y catarros persistentes.

El caracol también fue considerado como un antídoto excelente contra la indigestión. Se inventaron remedios y diferentes recetas para las afecciones de estómago, llegando a convertirse en un fármaco especial para curar los males estomacales. También se ha evidenciado la fama de los caracoles como afrodisíaco debido al análisis del contenido de albúmina que poseen.

Se ha demostrado que la baba de caracol, que contiene una sustancia activa denominada helicina, es capaz de proteger mucosas y epitelios y, en consecuencia, se han empezado a comercializar cremas elaboradas a base de baba de caracol para fines cosméticos.

Recientemente los laboratorios y equipos de investigación están estudiando tanto sus propiedades médicas como el estudio de su sistema nervioso primitivo.

La excelencia y calidad de los caracoles criados en granjas

Los consumidores de caracoles requieren que éstos tengan la talla adecuada y que sean totalmente maduros o adultos, es decir, que su borde esté completo y duro. Esto se consigue mediante una dieta que debe aportar suficiente calcio para el desarrollo de la concha, proteínas, fibras y vitaminas.

El caracol de granja asegura todas estas propiedades, ya que las especies son cuidadosamente seleccionadas, criadas con alimentos totalmente ecológicos y preservadas de parásitos y depredadores.

La recogida silvestre del caracol no respeta, por lo general, el ciclo completo de vida del animal, es decir, los caracoles se recogen por igual, sean adultos o pequeños. Esta recolecta indiscriminada ha provocado la escasez de producto.

La alimentación es otro factor clave en la diferenciación del caracol de granja. La comida básica está compuesta por acelgas, col, zanahorias, calabazas, calabacín, etc. Este tipo de alimentos les dan un importante aporte de vitaminas necesarias para su rápido engorde final. Se introducen, además, plantas aromáticas como el tomillo y el romero, para que el caracol adquiera sus aromas y mejore así su sabor.

Más información acerca de los caracoles

EMMA MARGALEF CASANOVAS

Dejar respuesta